Viaje al Sistema Nervioso de una persona con Síndrome de Down

Hola mi querido(a) lector(a), hoy a través de este artículo realizaremos un viaje por el Sistema Nervioso (SN) de una persona con Síndrome de Down, ¿lo habías hecho alguna vez? seguramente no, así que, ¡abróchate los cinturones y ven conmigo a explorar!

Para empezar, me gustaría explicarte lo que esto significa. El SN es una red de células encargadas de dirigir, supervisar y controlar absolutamente todo lo que hacemos como: pensar, caminar, leer, memorizar, hablar, etc.

Este se compone a su vez de dos sistemas más, el Sistema Nervioso Central (SNC) que corresponde al encéfalo y a la médula espinal, y el Sistema Nervioso Periférico (SNP) que comprende al conjunto de nervios que conectan con el resto del organismo.

Ambos trabajan en equipo y son encargados de recibir los estímulos para procesarlos y elaborar respuestas. Por ejemplo, ¿te ha pasado que cuando abres la puerta del refrigerador, automáticamente comienzas a sentir que tu piel se enfría y que los vellitos se erizan? Estas reacciones en el cuerpo fueron emitidas por el SN a causa de un estímulo: el frío.

Viaje al Sistema Nervioso de una persona con Síndrome de Down

Imagen obtenida de Google imágenes.

¿Pero qué relación tiene el Sistema Nervioso con el Síndrome de Down?

Las personas con Síndrome de Down tienen una copia extra en uno de los cromosomas: el Cromosoma 21. El exceso de este gen, genera una reducción en el volumen cerebral, una menor cantidad de líquido cefalorraquídeo y una disminución considerable en la producción de neuronas y maduración de las mismas, es decir, que no solamente son menos sino más pequeñas y con menor posibilidad de conectarse entre sí. (Mas, 2014)

Te voy a explicar más a detalle y para esto, vamos a dar un recorrido por las principales áreas implicadas.

Primero iremos al Hipocampo:

Esta estructura que se asemeja a un caballito de mar (de ahí el origen de su nombre) participa principalmente en procesos mentales superiores como la memoria y la atención, los cuales representan el registro de toda la información proveniente del exterior para posteriormente seleccionarla, clasificarla y ser manipulada.

En el Síndrome de Down, hay un declive cognitivo específicamente en la memoria y la atención, las cuales están íntimamente relacionadas con el aprendizaje. Esto surge debido a la reducción del hipocampo y de algunas estructuras hipocámpicas. Interesante, ¿no lo crees?

¡Ahora visitemos al Cuerpo Calloso!

Esta área en forma de coma o de hoja, es una de la más importantes en el cerebro humano pues se encarga nada más y nada menos que de pasar información de un hemisferio a otro.

En el Síndrome de Down al ser más pequeño, no logra que se dé una buena comunicación entre hemisferios. Esto desencadena fallos a la hora de llevar a la práctica actividades secuenciadas como: peinarse, alimentarse o vestirse, debido a la falta de trabajo en equipo entre regiones cerebrales.

Ahora bajemos un poco y vayamos al Tronco Encefálico.

Esta área es de las más antiguas, tiene aproximadamente cerca de 500 millones de años y ha sido considerada como la mayor ruta de contacto entre el cerebro, la médula y los nervios cerebrales.

En el Síndrome de Down no cuenta con una cantidad suficiente de sustancia blanca (fibras nerviosas) que permita conectar al encéfalo con la médula espinal. Por esta razón, se ven alteradas algunas funciones involuntarias básicas como: el ritmo cardíaco, la respiración, digestión, circulación, deglución, entre otros.

En cambio, aunque es cierto que casi todo el cerebro se encuentra reducido, los Lóbulos Parietal y Temporal no tienen una tendencia en cuanto a cambios en su tamaño, incluso en muchos casos no hay ninguna alteración. De ahí la variabilidad en la presencia y gravedad de síntomas que existe entre un individuo y otro.

Y ya que estamos cerca, pasemos finalmente al Cerebelo:

Esta estructura ubicada detrás del cerebro, es la encargada del control de los movimientos, el equilibrio, el tono muscular y la coordinación. En el Síndrome de Down se ha observado que algunos bebés nacen con hipotonía muscular (tono muscular bajo) y/o hiperlaxitud (excesiva flexibilidad). Estos trastornos comprometen directamente el desarrollo motor de la persona, dificultando predecir en qué momento gatearán, se sostendrán o caminarán, pues la adquisición de estas habilidades se dará en la medida de la estimulación que reciban.

Y ahora, la pregunta del millón ¿todas estas funciones que se encuentran alteradas se pueden recuperar?

¡Definitivamente!, nuestro Sistema Nervioso es tan maravilloso que nos regala algo llamado plasticidad cerebral. Esta es una facultad del cerebro que se refiere a la capacidad de recuperarse y reestructurarse, permitiendo que el ser humano se reponga a daños producidos por patologías, síndromes o lesiones.

Viaje al Sistema Nervioso de una persona con Síndrome de Down

Little girl blowing dandelion

¿Cómo funciona?

Cuando se genera un aprendizaje o una experiencia, el cerebro establece nuevas conexiones neuronales, estas vías o circuitos se crean a través de la práctica, muy parecido a como se forma un camino de montaña a través del uso diario de la misma ruta.

Afortunadamente el Síndrome de Down presenta características tan reconocibles desde antes del nacimiento, que permite iniciar oportunamente con una atención integral. Además, actualmente los programas de intervención son muchísimos y están más al alcance de las familias.

Gracias a ello, la expectativa de vida ha aumentado dramáticamente en los últimos años. Hoy se sabe que cada día más personas han demostrado que su condición no es impedimento para alcanzar sus objetivos y dejar huellas en la historia. Prueba de ello es la actriz de American Horror History: Jamie Brewer, el reconocido licenciado europeo Pablo Pineda quien además se desempeña como maestro, presentador y escritor, y fue galardonado con la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de Cine.

Está claro que a pesar de los desafíos ¡siempre se puede mejorar el pronóstico!

Querido lector(a), hemos llegado al final del viaje. ¡Muchas gracias por tu compañía!, no olvides que puedes escribirnos a andreaarteaga@kathartiko.com, nos encantaría conocer tu experiencia. Te estaré esperando. ¡Hasta la próxima!

Si deseas apartar tu cita de psicoterapia dale clic a este link: https://www.kathartiko.com/psicologos.php

Si te gustó este artículo te puede interesar los siguientes:

-Bullying: lo que no sabías del agresor

-La pieza clave: validar tus emociones

-Cyberbullying en adolescentes ¿un problema psicosocial

Referencias:

1.- Mas, M. J. (2014). El cerebro en el síndrome de Down.

2.- Hirish, L.  (2019). El cerebro y el sistema nervioso.

3.- Florez, J. (2019). La neurogénesis y el desarrollo cerebral en el síndrome de Down.

1 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Hola, ¿te podemos ayudar en algo?
Hola👋,
¿me podrían ayudar?