Hola, soy el Trastorno del Espectro Autista

Hey, hola, soy el Trastorno del Espectro Autista mejor conocido como TEA, ¿y adivina qué? estoy a punto de adueñarme de este artículo. No creas que lo hago sólo por travesura, en realidad lo único que quiero es que me conozcas más. Quédate hasta el final, estoy seguro(a) que después de esto seremos grandes aliados(as).

Para empezar, me gustaría platicarte un poco sobre mi historia

Como sabes, hasta hace algunos años todos me conocían como “Autismo” pero desde el 2013, tras un largo proceso de discusión y análisis, el DSM-5 que es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, llegó a la conclusión de que era mejor llamarme TEA, y aunque puede parecer aterrador escuchar la palabra “espectro” en mi nuevo nombre, no tiene nada que ver con monstruos o fantasmas. Este término es utilizado para referirse a aquello que no es específico o que puede variar. En mi caso, tanto los síntomas como la gravedad de los mismos son tan variables que es casi imposible que existan dos personas con características iguales. Interesante, ¿no lo crees?

Ahora, te contaré más a detalle sobre mi comportamiento.

Hola, soy el Trastorno del Espectro Autista

Foto por Alireza Attari en Unsplash. La imagen del este niño es de uso libre y no representa al Trastorno del Espectro Autista.

Generalmente comienzo a manifestarme entre los 18 y 24 meses de edad, es decir, en las primeras etapas del desarrollo humano. Los focos rojos inician con retrasos evidentes en el lenguaje y en la interacción social. Y como ya lo mencioné anteriormente pueden ser tan diversos que es difícil definirlos y reconocerlos, sin embargo, se sabe que en la mayoría se comparte los siguientes:

  • Ausencia o dificultad para mantener el contacto visual.
  • Falta de intención comunicativa (deseo de interactuar y comunicar algo, ya sea de manera verbal o no verbal).
  • Desface y/o presencia de trastornos en el lenguaje y habla.
  • Movimientos esterotipados (comportamiento motor repetitivo, aparentemente sin propósito como: sacudir la mano, balancear el cuerpo, golpearse la cabeza, morderse a sí mismo, entre otros).
  • Dificultades en el área sensorial (hiper o hiposensibilidad ante olores, sonidos, texturas, sabores).
  • Apego inusual a objetos (material concreto que la persona elige con valor emocional para sentirse seguro).
  • Irritabilidad ante los cambios o la transición de una actividad a otra.
  • Nula o escasa empatía, ante los sentimientos del otro.
  • Preferencia por temas específicos, rutinas y orden.
  • Habilidades académicas “fuera de la norma” (sobresalientes o por debajo del promedio).
Hola, soy el Trastorno del Espectro Autista

Foto por Bernard Hermant en Unsplash

Desafortunadamente, no se conocen las causas del porqué formo parte de la vida de algunos y de otros no. Diferentes investigadores sugieren que tanto los genes como los factores ambientales juegan un rol importante pero en realidad nadie tiene la certeza de ello (Confederación Autismo España, 2020).

Lo que sí sabemos es que el diagnóstico y el tratamiento oportuno repercuten significativamente en el progreso de la persona. Y aunque no hay manera de prevenirme, necesitamos avanzar en temas de inclusión y atención. En nuestro país, al menos 1 de cada 160 niños(as), vive conmigo (con TEA) y se estima que cada año se registren más de 6 mil casos nuevos (OMS, 2021).

¡Necesitamos alianzas! Cada uno desde nuestra trinchera

  • Papá y mamá: Si les preocupa el desarrollo de su hijo(a) o sospechan que puede tener Trastorno del Espectro Autista, no esperen más y comenten sus inquietudes con un especialista. Recuerden que el diagnóstico no es una sentencia sino una nueva guía de crianza.

Además, no están solos(as), en México contamos con la Ley General para la Atención y Protección a personas con TEA, que asegura la oportunidad de contar con una evaluación, rehabilitación y derecho a recibir una educación de calidad con fácil incorporación a escuelas regulares, así como a obtener un empleo sin discriminación ni prejuicios.

  • Maestro y maestra: Infórmense y exploten sus habilidades pedagógicas, ¡no se rindan!
  • Especialistas y terapeutas: Sean empáticos(as) y sensibles con los padres, tengan paciencia con su angustia, con su miedo y con su desesperación.
  • Conocido(a) y desconocido(a): Eviten los comentarios despectivos y las burlas, no olvides que las etiquetas sólo se ven bien en la ropa, no en las personas. Normalicemos ser buena onda.

¡Querido lector(a) muchas gracias por tu compañía!, no olvides que puedes escribirnos a andreaarteaga@kathartiko.com, nos encantaría conocer tu experiencia. Te estaré esperando. ¡Juntos podemos hacer la diferencia!

Si deseas apartar tu cita de psicoterapia dale clic a este link: https://www.kathartiko.com/psicologos.php

Si te gustó este artículo te puede interesar los siguientes:

-Viaje al Sistema Nervioso de una persona con Síndrome de Down

-Bullying: lo que no sabías del agresor

-Cyberbullyng en adolescentes ¿un problema psicosocial?

Referencias:

1.-Autismo España (2020). Identificados 102 genes asociados con el autismo. Confederación Autismo España.

2.- Diane, E. (2019) Trastornos del espectro autista. KidsHealth from Nemours.

3.- Francisco, J. y Rogel, Ortiz (2004). Autismo. Gaceta Medica de México, 141(2).

4.- OMS (2021). Trastornos del espectro autista.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Hola, ¿te podemos ayudar en algo?
Hola👋,
¿me podrían ayudar?