Creatividad: sé el/la artista de tu vida

¿Te consideras un persona creativa?, ¿es cierto que todes somos creativos?  Se cree que esta capacidad es algo innato y si no naces con ella, simplemente no eres una persona creativa, pero, así como toda capacidad, esta se puede desarrollar y perfeccionar, asimismo podemos ser capaces de propiciar un ambiente que favorezca este proceso y evitar circunstancias que de alguna manera bloqueen nuestra creatividad. La pregunta ahora es, ¿cómo hacer para desarrollarla?, acompáñame en este artículo a contestar esta pregunta.

Creatividad: sé el artista de tu vida

Foto por Dstudio Bcn en Unsplash

La creatividad pareciera una característica única de artistas, pero también se aplica a la resolución de problemas científicos o de la vida cotidiana, por ejemplo, la mayoría tenemos una forma de realizar nuestras tareas escolares o laborales, pero llega un momento en el que por algunas circunstancias, no sabemos qué hacer o cómo hacerle. Es ahí cuando podemos ponernos creativos(as) para buscar una manera de elaborar las tareas de manera diferente.

De igual forma, pasa con los científicos, los médicos, los psicólogos u otros profesionistas, pues llegamos a un punto en que las teorías establecidas no nos ayudan a resolver un caso específico, por lo que tenemos que buscar soluciones innovadoras, las cuales llegan mediante un proceso creativo.

Históricamente se creía que la creatividad era una facultad divina o un atributo de la naturaleza, pero hoy en día se define como la interacción de diversos procesos mentales que todo individuo puede desarrollar y refinar por medio de la experiencia (Parra, Marulanda, Gómez y Espejo, 2005). Esta serie de procesos nos llevaran a elaborar un producto original.

Para poder llegar a un resultado o producto original, ya sea una problemática personal, un proyecto de índole escolar o profesional, vamos a basarnos en el Modelo de Wallas (1926), quien divide el proceso creativo en cuatro etapas, aquí en Kathartiko, te lo explicaremos de una manera practica:

Creatividad: sé el artista de tu vida

Foto por Mike Petrucci en Unsplash

1. ¿Qué recursos necesito recolectar?

Imaginemos que vamos a pintar un cuadro, en este punto reuniríamos todos los materiales que tenemos a nuestro alcance (colores, gises, óleos etc.). En esta etapa nos enfocaremos en adquirir medios ya sean escritos, audiovisuales, basados en la experiencia o científicos que permitan conocer que es lo que ya se ha estudiado respecto a la problemática o temática que buscamos resolver o innovar.

      2. ¿Cuáles son los límites?

En esta segunda etapa, te recomiendo hacer un boceto de la idea que quieres llevar a cabo. Define cuál es el producto que quieres lograr, el tiempo que le dedicarás para elaborarlo y tenerlo listo. Tal es el caso de un proyecto escolar, en el cuál debes tener una fecha límite y saber con que recursos cuentas.

Volviendo al ejemplo de la pintura, en este punto vamos a hacer a un lado los materiales que no nos funcionan y vamos a tomar un lápiz para nuestro boceto.

3. ¡Manos a la obra!

En este punto, cuando ya tenemos nuestros recursos y limitaciones claras, corresponde comenzar a buscar posibles soluciones o ideas.

Te recomiendo los siguientes puntos para lograr la producción creativa:

Para que las soluciones o ideas puedan surgir más fácil, lo primero es crear un ambiente que nos haga sentir cómodos(as), desde el espacio en el que vamos a trabajar, la hora del día y si nos agrada trabajar con ruido o en total silencio.

También, es importante el tiempo que establecemos para finalizar nuestro proceso creativo. Este no debe de ser tan corto, porque puede que nos haga sentir agobio por obtener resultados lo más pronto posible, y no dejemos fluir nuestras ideas por tanta tensión.

Otro factor que favorecerá este proceso es el comenzar escribiendo aproximaciones a nuestra idea innovadora, sin importar que tan poco convencional parezca la idea, el punto es dejar fluir todas nuestras ideas, para leerlas todas e ir dándole forma a nuestro producto innovador.

4. El toque final:

En esta etapa final, se busca verificar la utilidad y viabilidad de nuestra idea para desarrollarla o afinarla, me refiero a que este proceso no tiene porque ser lineal, puede que tengamos que regresar a cierta etapa del proceso para afinar nuestra idea.

Podemos ver este punto como apartarnos un poco de nuestra pintura y ver si algo le falta o si queremos cambiar algo.

Creatividad: sé el artista de tu vida

Foto por Svetlana Pochatun en Unsplash

Es fundamental, tener en cuenta que existen aspectos que podrían bloquear nuestro proceso creativo, uno de ellos es el miedo al ridículo, creer que nuestra idea no va a funcionar o que no es tan innovadora, sentirte así es más común de lo que crees, te recomiendo atreverte y si no funciona puedes intentar de otras formas, no le temas a tus ideas.

En definitiva, nos encontramos en constante cambio y puede ser que aún lo planteado hace dos años ya no sea tan funcional hoy en día. Es necesario volvernos creativos para resolver las dificultades que se nos presenten, lo vimos en esta emergencia sanitaria, tuvimos que idearnos formas de continuar con nuestras actividades.

Les invito a seguir afinando su proceso creativo, ya que todes tenemos el potencial de alcanzarlo, hay quienes requerimos más práctica, pero lo importante es valernos de las herramientas/recursos con los que contamos, para formar soluciones innovadoras que se adapten a nuestra personalidad y entorno.

¡Atrévete a ser el/la artista de tu vida! Me despido con un cálido abrazo ¡Nos leemos pronto!

Si deseas apartar tu cita de psicoterapia dale clic a este link: https://www.kathartiko.com/psicologos.php

Si te gustó este artículo te puede interesar los siguientes:

-El arte del autoconocimiento

-El Babadook: las consecuencias de reprimir nuestras emociones

-Ser para hacer arte, ser para crecer

Referencias:

Wallas (1926). The art of thought. New York: Harcourt

Parra, J., Marulanda, E., Gómez, F. y Espejo, V. (2005). Tendencias de estudio en cognición, creatividad y aprendizaje (1ra Ed.). Bogotá: Javegraf

Stenberg & Lubart (1997). La creatividad en una cultura conformista: un desafío de las masas. Barcelona: Paidós

2 Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Hola, ¿te podemos ayudar en algo?
Hola👋,
¿me podrían ayudar?