Ya es 2019 y te sientes feliz después de unas vacaciones en familia, aquella que no veías desde hace mucho tiempo. Probablemente visitaste un encantador pueblito mágico, o después de tanto ahorrar tuviste la grandiosa oportunidad de viajar al extranjero e ir a Disney con tu familia. Ahora estás con todas las ganas de comerte el mundo y cumplir con tus metas de año nuevo. Por consiguiente, celebrar la llegada de los reyes magos, comiendo por todos lados a donde vayas una deliciosa rosca con el temor o la bendición de que te toque “el niño”; ver la alegría de tus hijos cuando abren sus regalos y su emoción por regresar a la escuela para contarle a sus amigos todo lo que hicieron y recibieron. La pregunta ahora es, ¿por dónde empezar a organizar este nuevo comienzo?

Son diversos aspectos que influyen al sentarte y ver hacia tu futuro, como padre o madre te preocupas siempre por el lado económico, ya que un viaje ya sea corto o largo implica gastos y ahora toca hacer algunos ajustes, por lo que tienes mucho cuidado en no hacer compras innecesarias, comidas en restaurantes o incluso una salida al cine en familia, ya no es opción.

Por otro lado, profesional y laboralmente, quieres escalar de puesto y planeas estudiar un diplomado o una maestría, pero te percatas que tu hijo(a) tiene mucha energía y le hace falta disciplina, por lo que unas clases de karate no le caerían mal, pero ambas colegiaturas son imposibles.

Y, por último, pero no menos importante, el lado físico y mental. Tal vez tienes todas las energías, descanso y alimentación adecuada porque estas iniciando el año, pero tus emociones se encuentran hechas un torbellino entre el pasado y el presente pensando en lo que está por venir.

Te haré unas preguntas: ¿qué tan seguido juegas con tus hijos/as?, ¿tienes expectativas para ti y tu familia?, ¿cuáles son las prioridades para continuar este camino? Puede que te estés cuestionando: ¿qué relación tienen estas tres preguntas?, es muy simple, te daré un ejemplo:

Cuando viajamos en avión, antes de despegar las azafatas nos explican medidas de seguridad en caso de existir algún percance. Uno de los puntos es como colocar la máscara de oxígeno. Nos dicen que: si tenemos algún menor a nuestro lado, primero debemos colocarnos la máscara a nosotros mismos para después poder auxiliarlo adecuadamente. Como madre o padre sientes la necesidad de darle todo a tus hijo/as y tienes en mente que ellos son siempre primero. A largo plazo es verdad, ellos ahora son tu prioridad, pero para esto necesitas darles el ejemplo estando bien tú.

Recuerda la vida de tus hijos no consiste en replicar tu rutinaria vida adulta, si después de las vacaciones la prioridad es ajustar el presupuesto, adelante, más no olvides que existen múltiples medios para lograr esa estabilidad en ti y en tu familia sin oprimir deseos, necesidades y expectativas.

Te daré un consejo para lograr organizar este nuevo comienzo:

“Lleva la risa siempre presente”: la risa libera endorfinas y serotonina, neurotransmisores que protegen tu organismo de enfermedades y mejora tu estado de ánimo. Gastes o no gastes, no hay pretexto para divertirse en familia compartiendo juegos, actividades recreativas, deportes. Además, no necesariamente debes pagar una elevada colegiatura, y es que hoy gracias a la tecnología podemos encontrar clases en Youtube, en donde tú como madre o padre puedes ser el moderador, o al menos siempre supervisar la interacción que están teniendo tus hijos. Estos momentos los recordarán de por vida y esto fortalecerá su sentido de identidad y personalidad.

En esta sección tu salud física y mental es primordial, nos interesa que encuentres ese equilibrio en tu presente y en tu futuro, que te ames a ti mismo(a) y que reconozcas tu gran labor como ser humano, como profesional, como amigo(a) y como papá o mamá.

Y para desempeñar este papel tan bello de ser padre o madre, como individuo tienes que cuidarte y saber que no estás solo(a). Que no te de miedo o pena pedir ayuda, es válido equivocarse y no saber todo, para eso existen profesionales que te pueden orientar a encontrar la solución a tu situación. Al final la señal de una estupenda crianza no es la conducta de tu hijo(a), sino tu conducta y tu salud mental.

Alejandra Torres author

Psicologa educativa enfocada en niños y la labor de los padres, colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: papaymama@kathariko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *