¿Sabías que los abuelos(as) y los nietos(as) son capaces de proteger la salud mental del otro?, pues un estudio demostró que con la simple interacción emocional entre ambas generaciones se reducen los síntomas de depresión en sus vidas (Esposito, 2017). Pero para obtener este vital beneficio es necesario ser consciente del papel que juegan estos bellos seres y los límites que tú, como padre o madre, y ellos como abuelos(as) tendrían que respetar.

Hoy en día existen muchos escenarios, y los roles ya no son exclusivos del sexo o género. En nuestra sociedad actual, encontramos madres y padres solteros o divorciados, un panorama que ha ido incrementando en desmedida y; por otro lado, si los progenitores se encuentran juntos, ambos contribuyen para solventar el hogar provocando en ambos casos una carencia de tiempo o la falta de apoyo en la crianza de los hijos(as).

Si como padre o madre cuentas con los recursos necesarios, optarás por llevar a tu retoño a una guardería, pero con los antecedentes y las pobres regulaciones en el país te da pavor confiar y dejarlo en las manos de cualquier institución. La segunda opción es tener una “nana” o institutriz en tu hogar, la cual se encargue exclusivamente del cuidado y la estimulación de tus bebés cuando por diversas situaciones te es imposible o agotador atenderlos tu mismo. Por el contrario, ¿qué haces cuando económicamente no puedes costear estas alternativas?

Hay otra opción, que es acudir a los(as) abuelos(as) de tus hijos(as), pero te causa conflicto el otorgarles una responsabilidad que puede ser demandante y el hecho de que no sigan a la perfección los estándares de crianza que has definido. Sin embargo, claro que les puedes pedir auxilio, siempre y cuando solo sea de manera emergente, y no permanente. Estos valiosos seres humanos brindan múltiples beneficios al desarrollo psicológico y emocional de tus pequeñines, pero es primordial que como padre o madre asumas tu responsabilidad en la educación y cuidado de tus pequeñines al 100%.

La figura de un abuelo o una abuela es muy especial en la vida de tus “mini tú”, pues sentir el amor incondicional, escuchar las repetitivas historias o lecciones de su memorable vida, mostrar las tradicionales reuniones o costumbres familiares, disfrutar esa sazón culinaria que más que llenar el estómago, rebosa de amor el alma, escucharlos hablar sobre tu infancia comparando a tus hijos(as) contigo, y esa paciencia que destinan escuchando a tus infantes o adolescentes, seguida de un sabio consejo, influirán significativamente en la formación de la personalidad, carácter y sentido de identidad de tus pequeñines.

Sabemos que existen algunos abuelos y abuelas que no cumplen con la descripción anterior, por eso indudablemente, los abuelos necesitan aceptar el rol que les corresponde, pues en esta nueva familia, ya no les toca tomar decisiones por su cuenta. Como adulto es primordial ser coherente en los permisos y acciones para no confundir a los pequeños, por lo que es recomendable que los abuelos conozcan el estilo de crianza que los padres de sus nietos han elegido, necesitan respetar los limites impuestos antes de actuar con tal de no desacreditarse, y no juzgarse los unos a los otros porque no hacen las cosas a su manera.

Papá y mamá, una de las mejores herencias que pueden recibir tus hijos(as), es la presencia de sus abuelos, no les niegues el tesoro de frecuentarlos, es de sabios reconocer que, a pesar de las diferentes costumbres y circunstancias, los patriarcas o matriarcas de tu familia hicieron un buen trabajo criándote y que ahora en este ciclo de la vida, lo único que anhelan es sentirse útiles, transmitir su experiencia, y estar en cada paso de sus nietos(as). Estos personajes son el pilar de la familia y lamentablemente no duran para siempre, por eso es importante que detengas ese ritmo acelerado y dediques tiempo para que tus hijos(as) forjen esas memorias, fortalezcan las relaciones y los vínculos con ellos.

Para finalizar recuerda que no todo en esta vida es perfección, los abuelos pueden ser firmes, pero también flexibles y algunos consentidores. Buscarán razonar con los nietos y tranquilizarlos afectuosamente acompañado de un rico chocolate, algo que no siempre podrás impedir. Lo mejor es mantener la calma, esperar el momento perfecto y con paciencia y creatividad encontrar la manera adecuada de eliminar la conducta no deseada.

Foto por Rod Long en Unsplash

No tienes que estar solo(a) en la crianza de tus hijos y aunque parezcan anticuadas las ideas de tu padre o madre, ellos ya han recorrido tus mismos pasos por lo que sus consejos y experiencia no son totalmente descabelladas, por el contrario, tienen un gran valor en el futuro de tus retoños.

Hoy y siempre, agradece y celebra la existencia de tus abuelos y los abuelos de tus hijos(as), nos leemos en el próximo artículo y me despido con una acertada frase anónima, “los abuelos son aquellos con plata en su cabello y oro en su corazón.” ¡Tu que aún los tienes, no los desaproveches!

Referencias

Esposito, L. (2017, septiembre 13). The Health Benefits of Having (and Being) Grandparents.

Knights, M. (2017, marzo 18). The especial role of grandparents.

Ortiz, A. (s.f.) El rol del abuelo en la familia. Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México.

Roldán, M. J. (2018, septiembre 6). Lo que no deben hacer nunca los abuelos. 

Roldán, M. J. (2016, enero 6). El tiempo con los abuelos es un tesoro para toda la vida.

 

 

Alejandra Torres author

Psicologa educativa enfocada en niños y la labor de los padres, colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: papaymama@kathariko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *