La intervención psicológica en los pacientes con cáncer empieza desde que están en proceso de diagnóstico, ya que en esta fase se encuentran en incertidumbre, sólo saben que han tenido algunos síntomas que no son comunes, algunos ya han acudido a varios médicos y se han realizado estudios, por lo que el desgaste emocional, la ansiedad y el miedo están presentes.

Cuando el diagnóstico se confirma, los pacientes generalmente entran en crisis, la ansiedad y el miedo aumentan, pues al escuchar que el diagnóstico es cáncer se generan pensamientos como: “voy a morir”, “no hay nada que hacer”, “no voy a poder” que generan mucho malestar.

En esta parte del diagnóstico es importante realizar primeros auxilios psicológicos, es decir: escuchar los hechos y sentimientos, y si es posible generar alternativas para hacer frente a los principales problemas que se le presentan, pues cuando una persona está en crisis se siente incapaz de enfrentar las circunstancias.

Además en esta primera fase también es importante brindarle información al paciente sobre el tipo de cáncer que tiene, pues a menos que haya tenido un familiar o un conocido con cáncer sabrá algunas cosas acerca de la enfermedad y su tratamiento, pero es importante hacerles notar que cada tipo de cáncer es diferente en los síntomas y en el tratamiento, aunque se trate de la misma enfermedad algunos síntomas pueden variar de individuo a individuo.

Sin embargo la mayoría de personas no tiene conocimiento o tienen ideas equivocadas y creencias irracionales acerca de la enfermedad, debido a esto es necesario brindar información desde el primer momento y a lo largo de todo el tratamiento.

Durante la fase de tratamiento el paciente se enfrenta a varias consecuencias de éste: nauseas, vómito, alopecia, debilidad, problemas sexuales, dolor, sólo por mencionar algunas; también están los cambios en su estilo de vida, muchos pacientes tienen que dejar de trabajar, que estar hospitalizados durante periodos prolongados de tiempo y perder hasta cierto punto su independencia.

Están otras cuestiones como la económica, tener que trasladarse grandes distancias para recibir su tratamiento y enfrentarse a la muerte de compañeros con la misma enfermedad.

Estas situaciones generan principalmente depresión, ansiedad y frustración.

En esta fase la intervención psicológica consiste en brindarle información al paciente respecto a las dudas que tenga sobre su enfermedad y enseñarle habilidades para que pregunte a sus médicos todas las dudas que tenga; también fomentar la generación de estrategias de solución para los cambios y problemas que se vayan presentando, para esto primero pediremos a los pacientes que generen por ellos mismos sus alternativas, en caso de que se les dificulte hacerlo les podemos dar ejemplos de lo que han realizado otros pacientes en situaciones similares o brindarles ideas de lo que pueden llevar a cabo.

En algunas ocasiones los pacientes no saben cómo manejar sus emociones y se enojan con sus familiares, en este caso se les enseñan estrategias para comunicarse de una mejor manera con las personas que los rodean.

Así como enseñarle a los pacientes a identificar sus pensamientos poco funcionales y cambiarlos por otros más funcionales, ejemplo: “es muy difícil, pero voy a intentarlo” en vez de “no puedo con esta situación”, esto debido a que la generación de pensamientos poco funcionales sólo generan que sientan mayor malestar, a diferencia de pensamientos más funcionales que generan menor malestar.

Y para el manejo del dolor se entrena al paciente en diferentes técnicas de relajación: como pedirle al paciente que imagine un lugar agradable, concentrar la atención en la respiración o la distracción, para lo cual se puede utilizar que el paciente lea un libro.

Es muy importante hacer notar que el apoyo psicológico no sólo se lleva a cabo con los pacientes sino también con sus familiares, quien a la par aunque de diferente manera también se encuentran enfrentando diversas circunstancias.

Estas son algunas de las formas en que los psicólogos podemos ayudar a los pacientes con cáncer en fase de diagnóstico y tratamiento.

El tratamiento del cáncer es multidisciplinario y la parte psicológica es muy importante. En la mayoría de los hospitales públicos y privados actualmente ya se cuenta con un área de Psicología, que puede brindar este tipo de atención a pacientes oncológicos, en Kathartiko también somos especialistas en Psicología de la Salud y Medicina Conductual y podemos ayudar en el manejo psicológico de pacientes oncológicos.

Yadira Reyes author

Ex colaboradora de Kathartiko

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *