¿Te has puesto a pensar cuántas veces hemos respondido “estoy bien” cuando sabemos que no es así?, o ¿cuántas veces hemos tenido que sonreír para ocultar lo que nos está pasando? El suicido actúa de esa manera, nos hace creer que lo que sentimos NO tiene solución y que ocultar el problema es la mejor forma de sobrellevarlo, sin embargo, no es verdad.

Te invito a que junto conmigo aprendamos a identificar señales de riesgo, a establecer redes de apoyo y a sumarnos a la iniciativa #CuentaConmigoChallenge para demostrarnos que no estamos solos(as) y que a través de acciones concretas podemos hacernos sentir que estamos juntos en esto.

Suicidio: sé red de apoyo

Foto por Victorien Ameline en Unsplash

Para ello, empecemos por el principio, ¿qué es el suicidio? Es el acto donde un individuo se quita la vida de manera intencional (CIE 11, 2019). Este no discrimina, puede tocar a cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento. Probablemente nos ha tocado hablar con ese familiar, amigo(a) o vecino(a), sin saber que sería la última vez. Ante este hecho surgen las interrogantes: ¿por qué no me di cuenta que algo andaba mal?, ¿por qué las señales fueron invisibles a mis ojos?

Señales invisibles del suicidio

Y sí, PREVENIRLO ES POSIBLE, aunque no seamos expertos y no dependa de nosotros controlar esa decisión, queremos hacer un llamado a prestar atención a cuidar de uno mismo y de quienes nos rodean, detectando todas las advertencias que se envían a diario, a través del comportamiento, lenguaje, en redes sociales o incluso las que pasan desapercibidas y no son tan evidentes como: el descuido en la apariencia, la reducción del círculo social, los cambios repentinos de humor, la baja autoestima, abandono de trabajo o estudios, trastornos del sueño, falta de apetito, conductas en donde constantemente pone en riesgo su vida y publicaciones en redes sociales asociadas a muerte, depresión, tristeza, melancolía y suicidio.

Ahora bien, debemos tener en cuenta que nuestra situación de salud actual por la pandemia ha cambiado por completo la rutina y este panorama se puede presentar con mayor frecuencia, por lo que muchos de nuestros nuevos hábitos se pudieran confundir con una señal de riesgo. Sin embargo, independientemente de esto es importante estar alertas y hacer uso de las redes de apoyo. Las redes de apoyo son el conjunto de personas que fungen como la estructura que brinda contención a un individuo y que además pueden ser fuente de materiales afectivos, sociales y económicos (INGER, 2014).

¿Sabías qué para este 2020 hay estimaciones de que, más de 1 millón 500 mil personas se podrían quitar la vida?, es decir, ¡el doble de la cifra que se tenía en años anteriores! Definitivamente el riesgo de suicidio está más latente que nunca, el estrés, la movilidad limitada y la interrupción de la rutina diaria a causa de la pandemia, han aumentado la vulnerabilidad de las personas y potenciado la sintomatología de trastornos como la depresión y ansiedad.

Es por eso que a través de este artículo queremos hacerte partícipe de nuestros esfuerzos para evitar que la cifra crezca, fortaleciendo y haciendo crecer las redes de apoyo. Recuerda que es responsabilidad de todos velar por nuestra casa común (la tierra) y por quienes habitamos en ella.

¿Cómo puedes sumarte?

Fortalece los lazos con tu familia, llama a ese amigo con quien hace mucho no hablas, date 5 minutos para saludar a tu vecino, visita a los enfermos y ancianos, sé inclusivo(a), si te es posible brinda recursos materiales a quién más lo necesita, intercambia consejos, asiste a terapia, usa el hashtag #CuentaConmigoChallenge y comparte las acciones que haces día a día con la gente que te rodea. Invita a más personas a sumarse y a viralizar la importancia de estar atento a las señales y sobre todo a saber ser una verdadera red de apoyo.

Además, aquí te decimos cómo abordar el tema cuando ya has detectado que una persona está en riesgo:

  1. Antes de comenzar a hablar del tema con esa persona, asegúrate de tener a la mano los recursos para ayudarle y tiempo para brindar la atención necesaria.
  2. Menciona las señales que te motivaron a preguntar sobre su estado emocional.
  3. Puedes preguntar directamente si ha pensado en el suicidio. Aunque se cree que al hablarlo le “metes la idea en la cabeza” NO es así, al contrario, la persona se siente aliviada y le permites saber que estás dispuesto(a) a hablar del tema.
  4. Escucha las razones y valida sus sentimientos enfatizando que a través de la vida puede encontrar soluciones.
  5. Dile a la persona que es valiosa y que estás dispuesto(a) a ayudarlo(a).
  6. Pregunta e investiga si tiene acceso a algún objeto letal (armas, medicamentos, etc.) y en caso de que así sea, retíralos y ponlo(a) a salvo.
  7. Procura mantener segura a la persona, hasta que contactes a sus familiares y/o un(a) profesional.
Suicidio: sé red de apoyo

Foto por Josue Escoto en Unsplash

Recuerda que no es tu culpa la decisión que tomen los demás, sin embargo, puedes hacerles saber que cuentan contigo y que, si en algún momento una persona se reconoce en riesgo o por su mente ronda la idea del suicidio, piense inmediatamente en ti para hablarlo. La mejor forma de prevenir es cuidar de nuestra salud mental y ser una buena red de apoyo.

No olvides que en este blog caminamos juntos y nos encanta no sólo que nos leas sino también escuchar tus opiniones, puntos de vista y experiencias. Si tienes alguna duda o deseas recibir más información acerca del tema, escríbeme a andreaarteaga@kathartiko.com y con gusto te responderé.

¡Hasta la próxima! Te estaré esperando.

Líneas de emergencia y prevención del Suicidio☎️:
-Línea de la vida (creada desde la pandemia): 800 911 2000 (24 hrs.)
-Consejo Ciudadano: (55) 5533 5533 o 800 5533 000 (24 hrs.)
-Saptel: (55) 5259 8121 (24 hrs.)
-Línea Unam (55) 5025 0855 (lun-vier, 8 am-6 pm).

Coloca esta imagen en tus redes y usa el hashtag #CuentaConmigoChallenge

REFERENCIAS

1.  Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). XE97V Autolesión intencional, persona con intención de morir.

2. Instituto Nacional de Geriatría INGER (2014). Redes de apoyo. 

3. Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (2020). Importancia de las redes de apoyo social para las personas mayores.

4. Organización Mundial de la Salud (2012). Prevención del suicidio (SUPRE).

Andrea Arteaga author

Psicóloga, maestra en Neuropsicología y diplomada en Filosofía para Niños. Colaboradora de Kathartiko. Contacto andreaarteaga@kathartiko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *