Cuando una mujer regresa a casa después de haber dado a luz, todo su mundo cambia por completo, existe una especie de caos en el hogar donde el principal objetivo es mantener sano y salvo al nuevo integrante de la familia.

Foto por Omar Lopez en Unsplash

Comienzan los días y noches sin descanso, las miles de dudas acerca de los cuidados del bebé, la lucha constante por lograr una lactancia “exitosa”; y muy particularmente, la nueva mamá, se enfrenta a dejar atrás esos kilos extras del embarazo que fueron muy útiles en su momento.

En lo que concierne al peso, es de suma importancia que en este proceso de adaptación tengamos claro que, el objetivo siempre será mantenernos saludables, tener paciencia con nuestro cuerpo, saber escucharlo y aprender a conocerlo. Los kilos de más se irán perdiendo conforme pase el tiempo, ya que no es recomendado hacer una dieta restrictiva en la etapa del postparto porque podríamos tener resultados negativos, tanto para la mujer como para el bebé si es que bajamos muchos kilos en poco tiempo.

Foto por Annie Spratt en Unsplash

Es normal que aún después de algunos meses, el vientre todavía se vea un poco inflamado, toda nuestra anatomía cambia y aproximadamente en un año se recupera la figura por completo, recuerda que fueron 9 meses en los que tuviste cambios físicos y químicos; y por ende vas a tardar tiempo en recuperarte.

Algunos aspectos que se deben de tomar en cuenta para poder tener una alimentación sana y poco a poco ir perdiendo peso son los siguientes:

Ten energía suficiente:

Una mujer en período de postparto y lactancia requiere aproximadamente 500 calorías de más de acuerdo con sus requerimientos básicos de energía, ya que el organismo está en constante producción de leche y echa mano de los recursos que tenga el cuerpo como reserva. Si tu decisión es no dar lactancia, el ajuste de energía se tiene que hacer de acuerdo con las actividades que desempeñes durante el día incluyendo algún refrigerio en la madrugada si es necesario.

Dentro de el rubro de energía tenemos a los carbohidratos y a las grasas, los primeros los encontramos en cereales integrales como: avena, quinoa, papas, camote, tortilla de maíz, frutas y algunas verduras; las grasas las encontramos en aceite de oliva, aceite de coco, salmón, chía, los cuales nos aportan omega 3.

Consume proteínas adecuadas:

El consumo apropiado de proteínas nos sirve para regenerar tejidos después del parto o cesárea, son importantes también para la obtención de vitamina B12 y como parte fundamental de nuestro sistema inmunológico. Encontramos proteínas de origen animal en el pollo, carne de res, huevo; y proteína vegetal en las leguminosas como frijol, garbanzo, lenteja y habas.

Micronutrimentos:

Dentro de la alimentación es de vital importancia el calcio, hierro, vitamina D, ácido fólico, que nos ayudan para fortalecer nuestros huesos, formación de glóbulos rojos, entre otros beneficios y estos los encuentras en la mayoría de las frutas y verduras, carnes y huevo.

Toma mucha agua:

Este vital líquido es la base para una buena producción de leche materna, siempre es recomendado agua natural, los atoles o algunos otros líquidos lo único que hacen es agregar calorías a nuestra alimentación y será más difícil perder esos kilitos de más, agua natural es lo ideal en este período y en cualquier otro, lo recomendado es tomar 1.5 a 2 litros de agua natural.

Haz actividad física:

Esta etapa de la maternidad es la más sedentaria, ya que la mayor parte del día se está sentada dando de comer al bebé, sin embargo y de acuerdo con las recomendaciones médicas si es que tu parto fue vaginal o por cesárea, es muy importante realizar un poco de actividad física, salir a dar caminatas o simplemente hacer un poco de ejercicio en casa, siempre con la supervisión médica.

Como puedes leer la nutrición en esta etapa de la vida es de mucha importancia y llevar una alimentación saludable es lo ideal, el sobrepeso con el cual viene acompañado el embarazo seguramente será revertido si nuestros hábitos son los correctos. Aunque no lo creas, en ese caos que es la maternidad podemos llegar al peso deseado con esfuerzo y con la guía de un profesional de la salud que cuidara de ti y de tu bebé, ya que la salud es lo más importante.

La maternidad es una etapa llena de sorpresas, aprendizajes y momentos únicos entre madre e hijo(a), habrá días con retos a vencer que con el apoyo de la familia serán más llevaderos.

Regálale a tu cuerpo lo mas valioso que pueda existir, ¡tener salud!, en Kathartiko te estamos esperando para acompañarte en este nuevo camino con las herramientas necesarias para que poco a poco llegues a tu meta.

Referencia:

Shils, M. & Araiza, M. (2002). Nutrición en salud y enfermedad. Editorial McGraw-Hill Interamericana Editores S.A. de C.V.: México.

Ornella Hernández author

Nutrióloga y colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: nutricion@kathartiko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *