Nueve meses del año han transcurrido ya, y hoy hemos llegado al Día Mundial de la Salud Mental, ese día que poco a poco ha ido adquiriendo más fuerza ya que es fundamental en cualquier etapa crítica del desarrollo humano. Por eso hoy hablaremos sobre cómo nutrir la salud mental de tus hijos.

Durante la infancia, además de satisfacer las necesidades básicas de tus retoños, una tarea esencial es: nutrir su salud mental, pues es donde ocurren los procesos madurativos constitucionales de mayor relevancia, pero para lograrlo satisfactoriamente, es necesario comenzar contigo mismo(a).

Tú salud mental y la de tus hijos

Te has preguntado: ¿cómo van las prioridades en familia de este 2019?, ¿cuántas veces has ido al nutriólogo, al gimnasio, al dentista o al psicólogo? O bien, ¿dónde quedas tú, después de esa agenda saturada entre el hogar, la pareja y el trabajo? Concordando con Arribas-Ibar, una buena salud mental radica en cuidarte para cuidarlos mejor. Tu bienestar mental tiene una influencia significativa en el desarrollo de la personalidad, el manejo de las emociones y en la adquisición de hábitos saludables de tus pequeñines, así que si tú estás bien, ellos los estarán. Recuerda que tu eres un ejemplo a seguir, si quieres saber cómo cuidar tu salud mental dale clic aquí.

Nutriendo la salud mental de tus hijos

Foto por Ramin Talebi en Unsplash

Y es que la salud mental no depende solo de la herencia genética, ni de acontecimientos inesperados, sino que sus fundamentos se construyen con un favorable desarrollo psicoafectivo durante la primera infancia. Es decir, aquellos procesos sociales, afectivos, cognitivos y sexuales que marcan y marcarán su historia de vida (Zabarain. 2006).

A lo largo de los años, estudios y teorías han demostrado que en la infancia se define la salud mental de un adulto, por tal razón como líder de familia, es primordial darle prioridad al cuidado de ésta y aceptar que no están exentos de enfermarse.

¿Y con eso, a qué me refiero? Algunos ejemplos los identificarás cuando tú te estresas, tus retoños lo hacen también reaccionando con ansiedad o violencia; cuando no se sienten queridos y escuchados, su sentido de identidad y seguridad se debilita; el no dedicarles tiempo para estimular los conocimientos adquiridos, evita que obtengan un aprendizaje significativo; o el hecho de que no acompañes y orientes en su autodescubrimiento físico podrá ocasionar que se sientan confundidos, dejándose llevar por compañías igual o peor de desorientadas que ellos.

Sabemos que no nacemos sabiendo ser papás o mamás, así que para ayudarte a cuidar la salud mental de tus hijos en casa, te dejamos 6 acciones que puedes implementar, pero acuérdate que lo principal es que tu cuides tu salud mental para que ellos aprendan con tu ejemplo.

1.  Reconoce lo que hacen:

Tus hijos van a buscar que los reconozcas, porque el reconocimiento es fundamental para el ser humano, así que aplaude las cosas buenas que hacen, sus esfuerzos y sus intentos, respeta que nadie es perfecto y enséñales que ellos son valiosos, sin olvidar que el reconocimiento más grande, es el que ellos se otorgan a si mismos.

2. Rompe prejuicios:

Recuerda tu eres el líder y el modelo a seguir de tus pequeños. No les digas que los psicólogos son de locos o que la salud mental no es importante, por el contrario enséñales que como los malestares físicos, existen las enfermedades mentales o los problemas psicológicos, y estos no implican locura o debilidad; muéstrales que siempre se puede pedir ayuda y sobretodo que el cuidado de su salud mental y física son fundamentales para el equilibrio de su vida.

3. Trabajen en hábitos saludables:

Todo ser humano necesita un cuerpo sano para tener una mente sana. Así que desde pequeños con tu ejemplo y apoyo sigan una rutina en torno a sus actividades diarias, asegúrate que duerman lo suficiente, sigan una dieta balanceada y que jueguen o realicen alguna actividad física. Los pequeños se sienten más seguros cuando saben lo que sucederá y esto reducirá niveles de ansiedad y estrés.

4. Adiós negatividad:

No impregnes a tus hijos con pensamientos negativos o tus problemas de la vida, transforma esos pensamientos que a ti te están haciendo daño y no se los transmitas a tus hijos; no le destruyas sus planes, ni únicamente le muestres todo lo malo que hay, por el contrario muéstrales que a pesar de los desafíos que haya en el mundo, estos son oportunidades y lecciones por aprender.

5. Déjalos que tomen sus decisiones:

Que no te de miedo la fragilidad de tu retoño, acompaña su primer paso y atrévete a dejarlo caminar solo(a). Si constantemente le resuelves todo, o no dejas que tus hijos tomen sus propias decisiones, van a crecer y van a llegar a la vida adulta sin herramientas, pueden volverse dependientes y frustrarse muy fácilmente, haciendo que su salud mental merme e incapacitándolos para resolver problemas, y sobretodo vivirán con angustia y ansiedad.

6. No te quejes con ellos:

Lo peor que podemos hacer es quejarte constantemente de las cosas que te pasan, de lo que hacen ellos o las cosas que suceden en el mundo, no uses a tus hijos como pañuelo de lágrimas o para hablar mal de su padre o madre. Establece una pauta de relaciones, no contamines sus ideas, pues esto provocará que ellos se guarden todos tus problemas y no puedan establecer límites. Desahogate con tus amigo(a)s y ve a psicoterapia.

Nutriendo la salud mental de tus hijos

Foto por Natalya Zaritskaya en Unsplash

El medio ambiente en el que se desenvuelven tus hijos y las dificultades de la vida son inherentes al ser humano, pero tu actitud ante ellas es lo que marca la diferencia, llegando a influir significativamente en la salud mental de cada integrante de la familia.

Papá y mamá, a pesar de los desafíos que la vida te pone, puedes predicar con el ejemplo superando los momentos difíciles. Respira, elige tus palabras y tus pensamientos, sal a pasear, date un gusto, estírate, cuida tu cuerpo y tu alimentación, tu descanso, escucha a tu interior y a tu alrededor, y recuerda que Kathartiko te ofrece ayuda profesional con expertos certificados.

Piensa dos veces antes de corromper el alma de un infante con palabras y acciones tóxicas, y, por el contrario, demuestra un autocuidado que enseñe a tus hijos(as) la importancia del amor propio. No te desanimes ni bajes la guardia, conmemora este Día Mundial de la Salud Mental y juntos en familia recorran el camino hacia un máximo bienestar.

Referencias:

American Academy of Family Physicians. (agosto 15, 2019). La salud mental de su hijo.

Arribas-Ibar, Elisabet. (octubre 22, 2018). Papá, mamá, su salud mental importa.

Bustos, V. & Russo A. (junio 13, 2017). Salud mental como efecto del desarrollo psicoafectivo en la infancia.

Zabaraín, S. (2006; 2(2): 17-26. Caracterización del desarrollo psicoafectivo en niños y niñas escolarizados en etapa de latencia (6-12 años de edad) de estrato socioeconómico uno, pertenecientes al núcleo educativo No. 12 de la ciudad de Santa Marta. Pensando Psicología.

 

Alejandra Torres author

Psicologa educativa enfocada en niños y la labor de los padres, colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: papaymama@kathariko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *