En nutrición podemos definir el amor propio como ser feliz con un cuerpo sano, aceptar y valorar tal cuál somos sin dejar de perder ese cuidado que debemos tenernos a nosotros mismos. Y una alimentación saludable es parte importante de ese amor propio.

Sin embargo, sabemos que dar el primer paso puede ser un reto, los pensamientos negativos llegan sin invitación y la idea del fracaso nos persigue constantemente, aún así, vale la pena tomar esos riesgos, vale la pena invertir un poco de tu tiempo en planear tus comidas, descubrir que eres capaz de aprender como alimentarte sanamente, de dejar atrás esas dietas de un mes en donde no obtienes los resultados que deseas y tu autoestima queda por los suelos junto con tu salud.

Foto por Drop the Label Movement en Unsplash

Este mes que fue de San Valentín date a ti mismo un regalo: una vida sana, con buenos hábitos de alimentación que te harán sentir con mayor vitalidad, además, probarás nuevas formas de cocinar y hacer más apetitosas tus comidas.

Aquí tienes unos consejos, los cuales podrán ayudarte para dar ese primer paso.

  1. Pensamientos positivos: da ese primer paso acompañado(a) por pensamientos positivos, cada logro, por pequeño que te pueda parecer es un paso más hacia la meta, es un cambio que será beneficioso para ti, es darte un abrazo y reconocer que estás haciendo las cosas bien; claro que habrá momentos en donde querrás dejar todo a un lado y comer aquél alimento que tanto daño te hace, pero es ahí donde tu decisión de perseverar tiene que prevalecer, toma con mayor ganas esa meta y sigue adelante.
  2. Establece metas: ya sea bajar de peso, cambiar hábitos de alimentación o porque necesites una dieta especial por algún padecimiento, es importante que fijes tus metas al inicio del tratamiento; y de ser posible coloca esas metas en un lugar visible, donde siempre las puedas ver. Solo recuerda, no hay objetivos pequeños, cualquiera que éste sea necesita de tu mejor esfuerzo.
  3. Poco a poco: ya que tienes una meta u objetivos establecidos y anotados en un lugar visible, debes de tomar en cuenta que todo proceso lleva tiempo, tienes que adaptarte a los cambios y a nuevos hábitos; como por ejemplo el ejercicio, el cuál debe de subir de intensidad de manera paulatina. De igual manera sucede con la alimentación, pasos pequeños para metas grandes.
  4. Realiza un diario de alimentos: entre la escuela, los niños, el trabajo y el estrés del día solemos olvidar que fue lo que comimos esa mañana o simplemente no nos damos cuenta que tan mal o bien están nuestras comidas. Así es que te recomiendo hacer un diario de alimentos, el cual se hace anotando todo lo que ingerimos en 24 horas o más; este diario nos dará una idea muy gráfica de nuestros hábitos y de esos pequeños refrigerios que se nos olvidan a los pocos minutos (dulces, chicles, refrescos, etc.) y solemos pasarlos por alto, siendo igual de importantes en la cuenta de calorías.
  5. Visita un nutriólogo(a): es de vital importancia que, si decides mejorar tu alimentación asistas con un profesional para tener la mejor guía y acompañamiento en el tratamiento.

Espero que estos consejos te puedan ayudar y que tu primer amor seas tu mismo(a); inicia este año con pensamientos positivos y toma la decisión que cambiará la manera en como te sientes contigo(a) mismo(a) por el resto de tu vida. ¡Te espero!

Ornella Hernández author

Nutrióloga y colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: nutricion@kathartiko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *