¿Has escuchado decir que, “no es un hogar sin esos traviesos peludos corriendo felizmente a la puerta para recibirte”? Pensarás que ya tienes mucho en la cabeza sacando las cuentas por pagar, cuidando y alimentando a tus pequeñines, limpiando y ordenando la casa para ahora agregar perseguir cuatro patitas más y conseguir que no muerdan los muebles, destruyan tus zapatos o simplemente no llenen de pelos toda tu ropa.

Foto por Veronika Homchis en Unsplash

Por otro lado, mueres por complacer a tus hijos(as), cuando con esa sonrisa y mirada cautivadora te piden tener un animal de compañía. Y a esto le sumas la ternura que ese bello cachorro transmite, pues genéticamente está programado para conquistarte y enamorarte.

Cuando tus pequeños se encuentran en los primeros meses de edad, te es fácil decir no y evadir este gran dilema. Sin embargo, cuando son mayores y más conscientes del medio que los rodea, esto se convierte en un aprieto pues es tu deber darles una explicación del por qué si o por qué no una mascota es una buena idea. No te preocupes, si no sabes qué responder, este mes en Kathartiko, te diremos el por qué una mascota puede ser la mejor compañía no solo para tus hijos, sino para tu hogar en general.

Antes de tomar una decisión siempre pensamos en los pros y en los contras, lo cual es aceptable ya que te permitirá obtener los mejores resultados posibles. Indudablemente, “comprar” o adoptar un animal, implicará un gasto más, espacio y tiempo dedicado a su higiene, cuidado, alimentación y recreación. Pero también es bonito tener en cuenta, el favorable significado de la palabra mascota, pues según una creencia muy antigua, es aquel animal que lleva la felicidad y buena suerte a los hogares en el que es acogido.

Foto por Picsea en Unsplash

Hace unos días escuché como una persona comparó la adorable interacción que tiene con su pequeña hija y su mascota, diciendo que ambos comen y lo persiguen todo el tiempo. Para algunos puede parecer algo ofensivo, para otros algo chistoso o simplemente te puede causar sentimiento de culpa aceptar que es totalmente verdad. Entonces, ¿por qué no fusionar estos dos seres vivos que tanto alegran y le dan motivación a tu vida?

Además de la diversión, tener una mascota trae múltiples beneficios para la salud y puede ayudarte como padre o madre a estimular el desarrollo motriz, cognoscitivo y social de tus hijos(as). Las mascotas al igual que los hijos, progresan en la rutina y te ofrecen la oportunidad de aprender a fijar normas, a comportarse de manera coherente y a premiar la buena conducta.

En muchas familias, lo papás y mamás rechazan el tener una mascota porque saben que cuando pase el interés de los hijos por ésta, les causa pesar que al final ellos son los que se ocuparán del animalito. Para evitar este desinterés y agregar valor a ese ser vivo, es recomendable que tú por ser el líder del hogar, les demuestres desde el principio cual es su lugar en la tierra y que su bienestar esta conectado con el cuidado de todos los animales y el medio ambiente.

Normalmente los hijos(as) son el centro de atención en un hogar, dedicas todas tus energías para educarlos, orientarlos y protegerlos, pero pocas veces les brindas la oportunidad de retribuir, algo que ellos exigen y necesitan expresar. Con una mascota reducirás su egocentrismo y les enseñarás a tener control, responsabilidad y dominio sobre otro ser a parte de ellos mismos. Lógicamente, reconocerán que deberán cambiar el agua de la pecera, alimentar a los pájaros, sacar a pasear al perro o cambiar la arena del gato para evitar que esa encantadora o colorida mascota deje de existir.

Otro aspecto importante en la crianza de una mascota, es el sentido de empatía que nace o crece al interactuar con ésta diariamente. Exclusivamente durante la infancia, todo es estimulante y los animales tienen una gran carga de información permitiendo a los infantes sentirse atraídos, curiosos y ansiosos de obtener muestras de cariño y afecto.

Foto por Antonio Torres

Incuestionablemente, las mascotas son un aliado de enseñanza para los padres, son lecciones de amor incondicional, jerarquía, respeto y brindan a tus pequeñines la capacidad de expresar sus sentimientos hacia los demás con seguridad y confianza en si mismos. No obstante, para obtener todos estos significativos beneficios, recuerda ser responsable seleccionando la mascota que más se adapte a tu domicilio y estilo de vida.

Al final, reconocerás a esa mascota como un integrante más de la familia, ya que tras compartir un rato de juegos, travesuras y osadías por educarla aumentará el sentimiento de felicidad, se fomentará el trabajo en equipo y la unión familiar. Inolvidables momentos que no se pueden comparar con una casa intacta y reluciente o con lo que el internet, los videojuegos y los celulares le puedan ofrecer a tus retoños.

 

Referencias

Bernal, E. (2017, julio). 9 pros y contras de tener una mascota en casa. 

Roa, O. (2014, octubre 22). Las mascotas en la infancia.

Rodríguez, M. (2019, junio). El origen y significado de la palabra mascota.

Alejandra Torres author

Psicologa educativa enfocada en niños y la labor de los padres, colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: papaymama@kathariko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *