¿Conoces alguna familia en donde el rol de la figura paterna lo ocupa un tío, abuelo o alguna otra persona que no sea el padre biológico y el niño o la niña no sepa la realidad? acompañame a descubrir un poco más de este tema.

Déjame contarte que, en el momento del nacimiento existe una conexión fuerte entre la madre y el hijo. Este vínculo se fortalece por medio de la lactancia materna. Algunas veces, por diferentes circunstancias no se puede alimentar por medio de lactancia, pero no pasa nada, el vínculo puede reforzarse al momento de dar el biberón y hablar de manera afectiva. Así mismo, Papalia, Feldman y Martorell mencionan que: “alimentar a un bebé es un acto emocional, además de físico. Este vínculo se establece lo mismo al amamantar que en la alimentación con biberón” (Papalia, Feldman & Martorell, 2012, p. 116).

Foto por Tina Bo en Unsplash

En el caso de la figura paterna, el niño o la niña logra identificar al padre por medio de los sentidos, en especial el del oído. De igual importancia el vínculo entre padre e hijo se refuerza por medio de interacción, entonces es más fácil inducir a que el bebé identifique como padre a alguien que no lo sea de manera biológica.

De este modo es como los niños van creciendo y nombran “papá” a alguien que no lo es, como dije anteriormente la mayoría de los casos son los tíos y abuelos que juegan este rol. ¡Imagínate, la carga emocional que lleva la persona que juega el rol de padre sin serlo!

En algún momento todos se enteran de la verdad, los pequeños se dan cuenta que la persona que creían que era su padre realmente no lo es. Esta circunstancia puede provocar ansiedad, depresión e inseguridad en sí mismo y se ve reflejado en la interacción con otros, en el ambiente escolar, en el autocuidado, entre otros.

Si un(a) niño(a) crece sin tener la figura paterna, no es necesario buscársela. Cuando empiece a preguntar ¿por qué no tiene papá? es importante informarle sobre la realidad, siempre buscando la manera asertiva para decirle y adaptar el contenido a su edad. Para que en la vida adulta pueda ser estable emocionalmente.

Foto por Szilvia Basso en Unsplash

En algunos casos los hijos están enterados sobre la ausencia del padre biológico entonces, cuando otra persona llega a sus vidas y juega el rol de figura paterna son los niños quienes autorizan dicha función, es decir, existen menos probabilidades de que puedan frustrarse por dicha situación.

Para terminar, considero la importancia de hablarles con la verdad a nuestros pequeños, buscar respuestas asertivas y acordes a su edad cuando ellos pregunten sobre la realidad de sus padres biológicos. Si eres padre o madre, busca actividades para fortalecer el vínculo con tu hijo(a), no tengas miedo y descubre la mejor versión de ti como papá o mamá.

¿Qué harías si te encontrarás en esta condición? Me encantaría conocer tu opinión o si tienes alguna inquietud me puedes escribir a somossociedad@kathartiko.com. Recuerda, en la psicología exploramos y descubrimos diferentes temas que pueden ser de beneficio a nuestro crecimiento personal. Gracias por leerme. ¡Nos vemos en la próxima exploración!

Referencia:

Papalia, D., Feldman R. & Martorrell, G. (2012). Desarrollo Humano. México: Editorial Mc Graw Hill.

Ana Belén Cárdenas author

Psicóloga clínica y colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: somossociedad@kathartiko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *