Cuéntanos ¿qué es para ti la felicidad?

Esta es una pregunta muy subjetiva, la felicidad varía de acuerdo a la persona e inclusive varía a la etapa que está viviendo esa persona, es decir esta no es algo estático, lo que te hace feliz hoy, puede que mañana no y viceversa. Sabiendo esto ¿cómo contestarías a la pregunta anterior?, tal vez ahora no lo tengas claro, por ello en este artículo juntxs podremos conocer sobre la felicidad utópica y la adaptativa, así como la tiranía de la felicidad, es probable que esto te ayude en tu perspectiva.

Primero lo primero, ¿qué es eso de la felicidad?, la realidad es que aunque este concepto ha sido estudiado desde hace siglos, es muy complejo, no hay una sola definición de la felicidad. Algunos lo han descrito como esa sensación que tenemos de bienestar o plenitud, por otro lado el Diccionario Enciclopédico Santillana lo define como ese estado en donde una persona se encuentra a gusto, descansado y con buena salud. (Guerra, 2018, Alarcón, 2006).

Cómo decía antes, el concepto es muy subjetivo, por ejemplo, para algunos la felicidad son las pequeñas cosas que pasan en el día a día, para otros son los logros que cumplen. Lo cierto es que todos alguna vez nos hemos sentido felices y también tristes.

La tiranía de la felicidad

Felicidad, sin tiranía ni utopía

Foto por Andre Hunter en Unsplash

¿Y por qué estamos hablando de la felicidad?  Este es un concepto que se ha conversado mucho, pero con el paso del tiempo se ha explotado hasta hacerlo parte de la sociedad de consumo, transformándolo en un negocio que mueve aproximadamente 3,7 millones de dólares al año en el mundo y de igual forma nos han promovido el ideal de la felicidad, convirtiéndolo en una tiranía: como mercancía, como obligación, como éxito y como la meta del siglo. (Franco, 2020).

Mediante libros de autoayuda, frases positivas y fotos de gente sonriendo por todos lados nos han instaurado cómo “debe” verse una persona feliz y también que “debe” comprar una persona para ser feliz, banalizando totalmente el concepto. Te hacemos una pregunta ¿qué fue lo último que compraste para “hacerte feliz”?, ahí te va otra ¿quién fue la última persona “feliz” con la que te comparaste?

Desde el momento que como sociedad nos obsesionamos por mostrarnos felices y este se vuelve el fin de la vida, el único objetivo de la existencia, perdemos el rumbo y comenzamos a frustramos porque nos embarcamos en una búsqueda estrepitosa por alcanzar el tan anhelado tesoro y nos frustramos porque “tenemos que ser felices” (a fuerzas), pero no lo somos del todo, al menos no como lo pintan en las películas, redes sociales o en televisión.

Felicidad utópica

Nos han vendido una concepción errónea, que Luis Muiño la llama: la felicidad utópica, esa en la que todo el tiempo tenemos que estar sonriendo, alegres, con fuerzas, con ánimo, con motivación, con entusiasmo las 24 horas, los 7 días de la semana, los 365 días del año, nunca tristes, ni enojadxs, ni preocupadxs, ni de mal humor. Es esa felicidad que muestran los influencers en redes sociales.

Esta concepción de permanente bienestar es una representación imaginativa que como toda utopía es poco real. Y no solo es un sueño, también es peligrosa, esta búsqueda inalcanzable de la felicidad lo que más crea es frustración, comparaciones y rechazo a emociones desagradables (indispensables) y al sufrimiento inherente de la vida.

Comenzamos a cuestionarnos ¿qué hacemos mal? o ¿qué tenemos mal? porque por más que buscamos no logramos esa felicidad estática e inamovible. Sin duda esa inalcanzable búsqueda es parte del sufrimiento moderno. Esta obsesión por la felicidad utópica no nos hace felices, por el contrario crea frustración.

Felicidad adaptativa

Lo cierto es que no solo existe una concepción de la felicidad (la utópica), sino también está la felicidad adaptativa, es aquella más realista que no evita a toda costa el sufrimiento, claro se trata de sufrir lo menos posible, pero no evitar el sufrimiento del todo, porque como indicábamos es parte de la vida. Y justamente se usa ese sufrimiento o las cosas que no salen como se planeo como impulso para cambiar.

Felicidad, sin tiranía ni utopía

Photo by Olivia Bauso on Unsplash

La felicidad está llena de matices, de distintos colores, formas y sabores, la felicidad seguramente no es la misma para ti, que para alguien más. Si tienes que forzarla, no tiene sentido, no es algo obligatorio que nos ocasione malestar por no lograrla, esta la puedes experimentar: cuando tomas tu café caliente y lo hueles, o el agua cayendo en tu espalda cuando te bañas, o mirar al cielo o lograr un propósito en el que trabajaste arduamente.

Queremos ayudarte a descubrir qué es para ti la felicidad, más allá de la utopía y la tiranía, por esa razón te invito a reflexionar sobre este tema, aquí te dejo 4 puntos significativos:

1. No “tienes que” ser feliz:

La felicidad no es una obligación, no “tienes que”, piensa mejor que te encantaría ser feliz, pero no esa felicidad permanente, sino aquella que no es el fin, sino la consecuencia del camino de la vida.

2. La emociones no placenteras son parte de la vida:

Muchos creemos que solo tenemos que experimentar emociones agradables (alegría, amor y derivados), que si sentimos dolor, sufrimiento, enojo, asco, miedo o tristeza creemos que estamos fracasando en la vida. La realidad es que no hay emociones ni buenas ni malas, solo emociones que nos causan sensaciones placenteras o no placenteras, todas son indispensables para nuestra existencia y cada una tienen una función en nuestro cuerpo y mente. ¡Es sano estar triste!, ¡todos nos enojamos!, ¡es adaptativo tener miedo!

3. ¿Ser feliz es ser exitosx?:

Depende para ti que perspectiva tienes de la felicidad y el éxito. Es cierto cuando cumplimos algún propósito sentimos alegría, pero estos conceptos pueden no estar ligados y ser completamente independientes. Hay personas que son exitosas y no son felices, tiene que ver más en cómo nosotros estamos disfrutando lo que pasa en nuestra vida, no de cuantas cosas hacemos bien o cuantas cosas tengamos.

4. La felicidad no es la meta:

Si conviertes a la felicidad como el objetivo de la vida llevándote por lo que ves de otros, lo que vas a obtener es frustración y decepción, así como mucha preocupación de por qué no lo estás logrando. La felicidad se construye con los pequeños momentos de la vida y tenemos que experimentar sufrimiento para cambiar, para mejorar, esta es un proceso, un camino, no un fin.

Felicidad, sin tiranía ni utopía

Foto por Stan B en Unsplash

¿Qué opinas de estas reflexiones?, ¿son nuevas para ti?, ¿te hizo pensar diferente? Ojalá te hayamos ayudado a construir tu propio concepto de felicidad, no el de la sociedad o el de los conocidos o el de las redes, el tuyo, que no tiene que ser cosas o escandalosos progresos.

Para concluir, con todo esto lo que buscamos es desmitificar la felicidad utópica y reforzar la adaptativa y que derrotemos lo que llamamos la tiranía de la felicidad. Que sea nuestra decisión consiente, adaptativa y realista ser feliz y no que se convierta en una obligación o una mercancía. Te recuerdo que puedes escribirme a palomapalacios@kathartiko.com para compartir experiencias, platícame ¿qué es para ti la felicidad?, ¿qué te hace feliz? Me despido con una frase de Carl Jung “El término –felicidad- perdería todo su significado si no fuese compensado por la tristeza”. ¡Te mando un abrazo gigantesco!

Pd. Vamos a tener un webinar gratuito sobre «¡Quiero ser feliz!» el día 23 de agosto a las 12:00 hrs. horario México centro por zoom, síguenos en redes para saber más al respecto.

Referencias:

Alarcón, R. (2006). Desarrollo de una escala factorial para medir la felicidad. Interamerican Journal of Psychology, 40(1), 99-106.

Muiño, L. (2019). Buscando la felicidad. Entiende tu mente, podcast 103.

Franco, M. (2020). La tiranía de la felicidad.

Guerra, N. (2018). Felicidad: utopía o realidad.

Martínez, E. (2016). La tiranía de la felicidad.

Paloma Palacios author

CEO y fundadora de KATHARTIKO. Contacto: palomapalacios@kathartiko.com

One comment

///////////////
  1. Isaac González

    Me encantó tu artículo, ciertamente muchos concebimos la felicidad tal como la presentan las telenovelas o películas con la famosa frase “y fueron felices para siempre”. Sin embargo veo que es un gran error, gracias a tu artículo me pongo a reflexionar y me motiva a cambiar el enfoque que tradicionalmente tenía sobre la felicidad… y eso me hace feliz =)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *