Una de las tantas opciones que nos venden para poder bajar de peso son las muy conocidas “dietas detox”, las cuales prometen una infinidad de beneficios en un solo vaso de jugo de verdura, fruta y hasta condimentos. Las combinaciones pueden ser sencillas o realmente elaboradas con ingredientes que normalmente no consumimos y/o que son de alto valor monetario.

¿Cómo es que funcionan?

El supuesto objetivo de estas dietas es liberar todas las toxinas que nuestro organismo recibe de los alimentos, el medio ambiente, medicamentos y demás químicos a los que estamos expuestos; la alimentación se basa en jugos de frutas y/o verduras a los cuales se les acreditan un efecto más allá de sus propiedades naturales, estas dietas pueden ir acompañadas de enemas en los cuales se introducen líquidos en el colon a través del ano con la consigna de que es parte de la desintoxicación.

Sin embargo, nos estamos olvidando que nuestro organismo está perfectamente diseñado para realizar la función de “desintoxicación” o excreción de toxinas. Órganos muy importantes trabajan para nosotros sin descanso, haciendo malabares los fines de semana cuando salimos de fiesta y nos tomamos unas copitas, o cuando decidimos que el domingo será el día para comer esa deliciosa y grasosa comida que hemos estado evitando toda la semana.

El hígado y los riñones, dentro de sus funciones, depuran toxinas que son producto de lo que consumimos y de procesos que se llevan a cabo en nuestro organismo de manera involuntaria, trabajan día y noche sin vacaciones ni permisos.

Ahora bien, ¿por qué bajamos de peso con estas “dietas detox”?

Cuando realizamos este tipo de dietas, estamos dándole a nuestro organismo menos de la mitad de las calorías que necesitamos al día, existe una baja de peso porque comemos muy poco en cuanto a porciones y energía, por ejemplo, una persona que tiene una dieta basada en 2000 calorías en un día puede consumir 900 calorías o menos, esto, aunado con eliminación de líquidos hace que bajemos de peso.

Sin embargo, en cuanto regresamos a nuestras comidas habituales, los números en la báscula vuelven a donde comenzamos o inclusive se incrementan y tristemente nuestras ganas de seguir adelante con un régimen de alimentación queda por el suelo.

Cabe mencionar que las frutas y verduras son beneficiosas para nuestra salud y la opción de tomar jugos es válida, siempre y cuando no sea nuestro único alimento en el día.

Recuerda, cuando tomes la decisión de entrar a este mundo maravilloso que es la nutrición hazlo de la manera saludable, siempre con la asesoría de un nutriólogo(a).

En Kathartiko tenemos todas las herramientas para que este año sea tu año. No le des más vueltas al asunto y anímate a tomar el control de tu alimentación.

Referencias:

Klein, A. & Kiat, H. (2014). Detox diets for toxin elimination and weight management: a critical review of the evidence. Obtenido el día Viernes 4 de Enero del 2019 en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25522674?fbclid=IwAR3vQ-Py-O9Tlc-eJNzugm-teJBSlLGzXUn5Lfu7xVfo6elvZJD_ZhZpots

Guyton, A.C. Hall, J.E. (s/f). Tratado de fisiología médica. 13ª ed. Madrid: Elsevier

Ornella Hernández author

Nutrióloga y colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: nutricion@kathartiko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *