Para pensar al ser humano: sus actos, ideas, fantasías, dolores y su particular forma de afrontar la vida, existen diversas propuestas teóricas y entre ellas se encuentra la apuesta del psicoanálisis. Así, en este primer artículo intentaremos aclarar algunos conceptos centrales del psicoanálisis y la relación que tiene con la realidad que vivimos.

Seguramente han escuchado del temido inconsciente, aquel que te asalta cuando te equivocas al hablar, cuando dices el nombre de quien no es, cuando dices lo más inapropiado en el lugar menos indicado; éstas son algunas de las expresiones del inconsciente (Icc) y es un descubrimiento de Sigmund Freud, el creador del psicoanálisis.

La propuesta del autor en general gira en torno a los efectos del Icc, pero se hace poco énfasis en un concepto necesario: el aparato psíquico, y es que desde éste se puede pensar lo que sucede con el ser humano, particularmente aquello que sentimos, como miramos las cosas, las decisiones que tomamos y las que escogemos no tomar, esencialmente: por qué hacemos lo que hacemos y no otra cosa.

Pero ¿qué es y por qué es tan importante para el psicoanálisis el aparato psíquico? el aparato psíquico es una forma de entender la organización que se encuentra detrás de cada cosa que hacemos, soñamos, deseamos. Ésta organización además es interna, pues no podemos encontrarla en un rincón de la masa cerebral o en alguna otra parte del cuerpo, y no por ello significa que no sea real, pues lo que se analiza son los efectos que suceden en el aparato psíquico y las consecuencias que tiene en el cuerpo, como por ejemplo: cuando sentimos un dolor muy profundo que no podemos explicar, a veces el cuerpo lo expresa enfermando o inmovilizándose.

En este aparato intervienen diversos elementos, entre ellos lo que se entiende como lugares o instancias psíquicas. Tal vez algunos nombres te suenen familiares, como: el ello, el yo, el superyó, o tal vez el inconsciente, la consciencia, etc. Éstas instancias tienen una razón de ser y surgen en momentos específicos de la historia de cada persona; ahora no podremos ahondar mucho en ello, pero basta decir que detrás de cada instancia hay un suceso crucial que marca la vida y exige que se de un paso para afrontar la realidad, y con ello se inaugura nuestro desarrollo.

Estos lugares e instancias psíquicas están entrelazadas con la historia de cada persona, lo que nos sucede a cada individuo va tejiendo un mapa muy particular, y así, aquello incapaz de ver en una radiografía mantiene una relación muy cercana con el cuerpo; pues todo lo que conocemos es gracias a los sentidos: a los oídos que nos muestran el timbre de una voz y su diferencia con un instrumento, al ojo que sabe distinguir la violencia del cariño. Es decir la función del psiquismo es organizar todo lo que pasa por cada sensor reconocido por los sentidos.

Entonces ya no se ve lejana la relación del cuerpo y el psiquismo, cada sentido será la tinta con la que se escriba la historia de cada persona, con aquellos cuidados que de infante nos marcaron, esos abrazos y besos fueron las primeras huellas que nos enseñaron el camino del placer, del cariño, del tacto…de lo humano.

En lo más cercano a la piel: lo que irrumpe a los sentidos, crea una huella cargada de sentido y emoción (llamada huella mnémica), capaz de tejer una historia. Ésta se entrelaza con lo heredado culturalmente, con aquellas formas de hacer y de ser que nos enseñan en la sociedad, a eso lo pensaremos como la “gran historia”, a la que somos arrojados cuando nacemos. Y de ese encuentro entre las historias nace el aparato psíquico, inaugurado por las huellas que hacen un mapa de vivencias en el cuerpo, capaz de crear un eco en nuestro interior, de igual forma, cualquier chispazo de emoción, afecto o sentido por muy fugaz que sea, tiene un lugar en el cuerpo.

Y así comienza una organización psíquica que tiene el fin de filtrar y relacionar todo lo que sucede en el encuentro entre la piel y el mundo. De tal forma que lo vivido en nuestro cuerpo, se relaciona con un acontecimiento psíquico, y a cada elaboración psíquica sobreviene una traza en el cuerpo, por sutil que sea.

En la complejidad del psiquismo se entrelazan instancias y procesos que dan como resultado lo que hacemos, lo que decimos, deseamos y soñamos, pero además refleja algo muy peculiar: somos contradictorios y estamos en constante falta.

Con lo antes expuesto podríamos pensar al aparato psíquico como un engranaje que condensa diversas piezas que se entrelazan unas con otras, y si una de ellas se detiene o falla, el engranaje ya no funciona igual o se detiene. Pero además, tendremos que pensar que no lo podemos encontrar en un lugar específico, pero que a su vez todo el cuerpo lo alberga. ¡Sí!, todo el cuerpo está involucrado para dar residencia al psiquismo, porque sin un ojo que mire, sin una mano que sienta o palpe ¿cómo sabríamos que hay un exterior?, ¿cómo creamos sueños, obras de arte, ciencia o lo que sea?

Ante la contradicción que expresamos a cada momento, propias del ser humano, el psicoanálisis propone al aparato psíquico para entender y atender algo de aquella organización, para así, vivir de manera más ética y tal vez con menos sufrimiento, esa historia que reclama nuestra piel.

Suena algo complejo pero éste es el primero de varios artículos que tienen como intención principal acercar elementos generales del psicoanálisis, porque Kathartiko toma en cuenta cada parte de la psicología. Si tienes alguna duda e interés propio por la mirada de ésta teoría no dudes en escribirme a psicoanalisis@kathartiko.com y de leerme cada mes.

Anel Sinahí Garza Hurtado author

Psicoanalista y colaboradora de Kathartiko. Contacto: psicoanalisis@kathartiko.com

4 comments

///////////////
  1. Milena Hernández Saqui

    El artículo me pareció importante ya que el conectar el cuerpo y los sentidos con la mente es necesario, muchas veces las cosas se separan para su estudio y se nos olvida que las cosas se conectan entre si y pueden perjudicarse o mejorarse unas a las otras.
    Me gustaría retomar los conceptos del ello, el yo y el superyo, aunque ya he leído sobre esto antes me gustaría tenerlo bien claro.
    Creo también que esto es algo que todos deberíamos de ver en nuestra etapa de formación para poder entender mejor como funcionamos o aunque sea darnos una idea, ya que es bastante complejo, y poder desempeñarnos mejor.

  2. Anel Garza Hurtado

    Muchas gracias por tu comentario Milena. Si tenemos pensado publicar sobre las instancias psíquicas, en particular sobre el ello, yo y superyó, y así pensar como se forman estas instancias y como influyen en nuestra vida. Agradecería que nos siguieras y aportaras tu punto de vista. Saludos!

  3. Fernanda Peralta

    El artículo me pareció sumamente interesante y sin duda agradezco la explicación pues retoma el psicoanálisis y lo resume en los aspectos más importantes, para mi las analogías que se hacen me ayuda a comprender mejor el tema.
    Los aspectos de como el inconsciente trabajo sobre nosotros en nuestra vida cotidiana , no solo me parece interesante,sino relevante, responde al por qué de ciertas conductas.
    En general, el articulo que perece acertado y responde a mis preguntas.

  4. Fernanda Peralta

    El artículo me pareció sumamente interesante y sin duda agradezco la explicación pues retoma el psicoanálisis y lo resume en los aspectos más importantes, para mi las analogías que se hacen me ayudan a comprender mejor el tema.
    Los aspectos de como el inconsciente trabajo sobre nosotros en nuestra vida cotidiana, no solo e parece interesante, sino relevante, responde al por qué de ciertas conductas. En general, el artículo me parece acertado y responde a varias de mis preguntas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *