Una de las grandes satisfacciones que tenemos los seres humanos es poder disfrutar de comidas deliciosas ya sea con nuestra familia o solos.

Foto por Pablo Merchan Montes en Unsplash

Preparaciones que nos llenan de recuerdos, y que nos transportan a ese momento preciso de cuando los comimos por primera vez; asociamos guisados con personas, lugares y lo más importante con sentimientos y emociones.

Las emociones vienen de nuestro cerebro, los responsables de que esas reacciones químicas se lleven a cabo son los neurotransmisores los cuales son sustancias producidas por una célula nerviosa que al ser liberadas generan una reacción o una emoción que muchas veces se refleja físicamente, por ejemplo, cuando una situación nos avergüenza nuestro rostro se sonroja.

Algunos neurotransmisores son la serotonina, dopamina, adrenalina, histamina, glutamato, GABA y noradrenalina, todos estos son sustancias que tienen a su cargo distintas emociones que se producen en el cuerpo y una alimentación sana será la que nos proporcione adecuados niveles de estos elementos.

Si la dieta es deficiente en cantidad y en calidad, podemos asegurar que los neurotransmisores se encuentran en niveles bajos, por ejemplo, si tenemos bajos niveles de serotonina podemos desarrollar ansiedad, depresión, angustia y tristeza, así que para que esto no suceda debemos consumir alimentos que son precursores de la serotonina que contienen triptófano como pollo, huevo, plátanos y frutos secos.

Todos los alimentos nos brindan distintos beneficios, pero de manera especifica vamos a nombrar algunos que nos ayudan con nuestra salud mental y nos mantienen en un equilibrio saludable:

  • Omegas 3

Nos ayudan a disminuir los niveles de ansiedad y a disminuir los síntomas de depresión. Encontramos omega 3 en salmón, mariscos, aceite de linaza, soya o canola.

  • Probióticos

El cuidado de la microbiota intestinal juego un papel muy importante en la producción de serotonina, que es el principal neurotransmisor de la felicidad, los alimentos que contienen probióticos son productos fermentados como el yogurt y el queso o en su caso también existen complementos de probióticos.

  • Frutos secos

Foto por Timo Volz en Unsplash

Contribuyen a la formación de dopamina y son beneficiosos para aliviar el estrés, entre estos alimentos tenemos las fresas, granadas, arándanos frescos, cerezas frescas, entre otros. Una porción de estos frutos rojos será suficiente.

  • Chocolate amargo sin azúcar

Este alimento nos ayuda a subir los niveles de endorfinas y reduce el nivel de cortisol que es la hormona del estrés y que nos provoca inflamación en las células, cabe mencionar que es indispensable no excedernos con este alimento si es que esta combinado con azúcar.

En conclusión, debemos tomar en cuenta que cuando nos sometemos a algún tipo de régimen donde se nos restringa todo un grupo de alimentos podemos desarrollar cambios de estado de ánimo como sentirnos tristes, frustrados o enojados, no solo es porque el hecho de que tengamos prohibido comer lo que nos gusta, si no también, porque le estamos quitando sustancias químicas a nuestro cerebro que se encarga de mantenernos en un estado mental saludable.

Por esta razón es importante acudir con un licenciado en nutrición si es que ya estas decidido(a) a realizar algún cambio en tu alimentación, en Kathartiko tenemos las herramientas necesarias para acompañarte en ese proceso enfocándonos en las necesidades físicas y también emocionales.

¡Te esperamos!

Referencias:

González. R (2015) “Alimentos psicológicos, cuáles potencia o limitan tu mente” Editorial Kaizen

Krstiníc. S (2013) “Comida para las emociones” Editorial Descleé de Bouwer, S.A.

Ornella Hernández author

Nutrióloga y colaboradora en KATHARTIKO. Contacto: nutricion@kathartiko.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *